Historia

Aspaen Gimnasio Los Cerezos

En Septiembre de 1980, un grupo de parejas se unieron con la ilusión de fundar en la ciudad de Manizales un establecimiento educativo para sus hijas de la calidad y altura de los que promueve y asesora Aspaen en diferentes partes del país.

Representados por la señora María Elena Jaramillo de Mejía, solicitaron formalmente al Directo Ejecutivo, entonces Dr. Ignacio Restrepo Posada, la creación y dirección de un colegio femenino, en Manizales.

Con gran empeño, después de la primera motivación expuesta por el Dr. Restrepo Posada, se creó la Junta Promotora. Noche tras noche en casa de Vicente Gómez y Nelly Gómez de Gómez, trabajaban desmedidamente, empeñándose y convenciéndose cada vez más del sistema que se identificaba con el propósito fundamental de la empresa ideada: La formación espiritual de las hijas, hacer de ellas personas de criterio, transmitirles la rica herencia de una preparación sólida en el campo doctrinal que les sirviera como norma de conducta, ahora, mientras dure su vida escolar y más tarde en el lugar que les corresponda desempañarse en la sociedad y en el servicio a la Patria.

Así fue como, después de conseguir la aceptación de la Junta Directiva de Aspaen, se recibieron numerosas visitas de sus altos ejecutivos quienes fueron explicando ante diversos grupos interesados los pasos necesarios para realizar aquel ideal.

Y fue este el comienzo lleno de anécdotas y recuerdos de aquel aguerrido grupo promotor que logró iniciar las labores en el año 1981, dispuestos a afrontar inconvenientes económicos y conseguir un mínimo de 60 estudiantes requeridas para comenzar. Con gran expectativa se abrieron las matriculas, que desgranadamente se fueron asentando, mientras un magnifico grupo de profesoras, atraídas por los comentarios de parejas entusiastas en el medio social, enviaban hojas de vida y se entrevistaban.

Y cuando todo iba adelante, con la seguridad de que estábamos invirtiendo nuestras fatigas en lo mejor para las hijas, se llegó el momento de buscar el nombre para darlo a conocer a la sociedad, pues para el grupo ya era una realidad aunque carecíamos de sede y aun no teníamos profesorado, ni suficientes alumnas. Para conseguir todo ello era necesario dar a conocer la idea a un mayor seguridad y dedicamos unas noches de trabajo a proponer nombres. Fue tarea difícil, cada proponente tenia una razón para sugerirlo y después de barajar muchas posibilidades con significados Pedagógicos se acordó el que hoy llevamos, presentando una explicación linda y sencilla: El árbol de cerezo maderable fue plantado por los Fundadores de Manizales y en esta época la reforestación de las avenidas de la ciudad se hacia en los cerezos que hoy podemos apreciar.

Comparativamente con nuestro empeño de la mas alta calidad de formación para nuestro estudiantado, se explico el desarrollo de estos árboles siempre erguidos, altivos, elegantes y firmes, siempre serviciales al hombre, como buen árbol maderable y fino. Además dicho nombre responde al deseo de identificarlo con la naturaleza de la tarea educativa, en cuanto contiene un esfuerzo paciente en el desarrollo del proceso hasta obtener los frutos deseados.